Cuando un padre es el mejor modelo


Que mi padre se convirtiese en el primer presidente de la Hermandad de la Virgen del Prado fue la culminación del amor mariano que siempre ha llevado a orgullo. De la fe cristiana que nos ha inculcado a sus hijos.
Que nos pida consejo, que acuda a la oración callada y los sacramentos de la Iglesia, que mantenga una unión constante con las gentes de esta ciudad desmemoriada y dejada, que asuma las críticas como punto para mejorar y que siempre mire hacia adelante en constante combate. Son todas facetas de su personalidad y constante en su vida diaria.
Que los amigos reconozcan sus gestos, sus desvelos, su voluntad, su dedicación y su fijeza en el mensaje de salvación y amor del Señor, ese es el mayor de los premios. 
A todos vosotros. Gracias.


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

Escribir sin duende

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016