martes, 28 de junio de 2016

CIENTOS DE DÍAS POR CONTAR

Y el calendario que se despereza con parsimonia. El fruto vedado de nuestros sueños que se hacen, se besan, se duermen y se convierten en golondrinas de papel.
Cientos de días y hemos echado a volar con la ligereza de las aladas sandalias de Hermes. Y nos intercambiamos mensajes mirándonos a los ojos. Con brillo saturado de LEDs juguetones.
Tú levantando el velo de tus ojos. Espesando la noche en tus manecitas de harpista que toca el clarinete. Los sonidos se te han pegado al cuerpo y con el olvido has siluteado figuras maquilladas.
Tú y tus música tristes de atardeceres inmensos. Esos cielos anaranjados donde el horizonte es nuestro tiempo.
Tú y tus solistas quebrados con voces atormentadas y mareantes ecos.
Tú y las maravillas que se guardan en tus labios, los icebergs de tu boca, el taimado brillo de tus comisuras que son dos columpios.
La sonata de las noche que quemamos con ansía. La libertad y sus frías estancias. El arrullo de tu pecho que se arma. La batalla de las libélulas, de mañana. Los planes para volar. Las canas de mi alma. El tren a y media. La gasolina exacta. Restaurantes demodé y asiáticas marcas. Las raíces de los árboles que nos enganchan. Los hombres que siguen matando con sus armas. Días neutros en las atarazanas del estrecho. Accidentes de dolor y ausencias improvisadas. Celuloide en las pantallas y palomitas muy blancas. El sabor del mar y de su agua salada.
Tantos días, más de ciento, desayunando mermelada. Tanto amor por entregarte con la vida a cuestas. Reprogramada. Y no hay sorpresas ni esperanzas. Tan solo querernos hasta que llegue el alba, la vida y Adán con su manzana. No puedo recorrer sólo tantas madrugadas. Si tú vienes mis ojos son dos laberintos que se arropan en tus llamas. Si llegas mis tormentas amainan.
Para tí las lluvias de primavera, los ventisqueros de las condesas. Para tí el olor a tierra mojada y las caricias de mis manos cansada. Para tí esos versos que no se escriben y los besos que nunca se alargan.

domingo, 3 de abril de 2016

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016


He dejado pasar unos días para realizar mi análisis de la pasada Semana Santa. Y lo he hecho para alejar el ruido mediático y las polémicas que este año hemos sufrido. Algo inusual en los más de 500 años de nuestra celebración pasional. Algo propio de nuestra idiosincrasia como pueblo y que se ensucia con la política que viene de fuera a salpicarnos con sus guerras fratricidas.
Por eso quiero que mi primera reflexión sea ésa.
Como cofrade y cristiano soy consciente de que las instituciones y el poder civil representan al ciudadano. Pero, y también es cierto, son totalmente prescindibles en muchas de nuestras estaciones de penitencia. Más aún cuando éstas se utilizan como púlpito para ciertas reclamaciones, como arma arrojadiza de cariz político o como promoción de logros y objetivos propios. No deben ser las hermandades y cofradías, ni debe ser la Iglesia como madre, lugar para ello. Ya expulsó nuestro Señor a los mercaderes del templo por no ser lugar para esos espurios negocios. Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
Pero hermandades y cofradías como extensión de la Iglesia también han de acoger y ser casa de todos. Por eso de nuestras corporaciones debe partir la iniciativa para integrar a nuestros políticos cofrades en las filas de su cortejo y hacer la penitencia anónima que durante siglos caracteriza a nuestra celebración pasional.
La procesión del Santo Entierro es la oficial para la representación de nuestro consistorio y en ella es donde deben ejercer el hecho de figurar como ediles de la ciudad. Lo mismo que en las fiestas de nuestra Patrona o en la procesión del Corpus Christi. Para lo demás tienen su sitio como fieles y como cofrades. Y pueden y deben dejar fuera sus intereses electoralistas o de otra naturaleza que no sea la puramente cofrade y/o religiosa.


EL ANÁLISIS GENERAL

Ha sido el año 2016 una nueva oportunidad para demostrar el trabajo de las hermandades durante el año. Un año especial de efemérides. Brillantes como está siendo la del 400 Aniversario Cristo de la Piedad. O actos como el Camino de la Misericordia manifiestamente mejorables.


En general se han vuelto a poner de manifiesto las tendencias de las últimas Semanas Santas. Las mismas hermandades al alza o en equilibrio. Las mismas a la baja con casos sin solución porque sus hermanos y, sobre todo, sus Juntas de Gobierno carecen de la más mínima noción de autocrítica. Como siempre hay que reconocer el trabajo que TODOS en mayor o menor medida realizan en sus corporaciones nazarenas. Pero, en ocasiones, el trabajo no es suficiente y hay que saber afrontar nuevos retos y soluciones.
Se han dado pasos en la buena dirección que muchos cofrades llevamos años reclamando. Los recorridos se van racionalizando, los cortejos van más ordenados, las insignias se cuidan… Pero aún existen hermandades que viven de espaldas a la mejora que otras personifican con excelentes resultados de la cofradía al realiza su estación de penitencia.
A nivel general en el año 2016 se han visto más túnicas de nazarenos de fila en la calle, los pasos han ido portados a costal con cuadrillas numerosas y con relevo, el nivel musical sigue en cotas muy altas y de calidad. Ha habido mucho público en las calles a pesar de las condiciones meteorológicas muy cambiantes la primera parte de la semana y bastante frías la segunda mitad. La juventud sigue incorporándose en gran número a nuestras hermandades y cofradías. Los medios de comunicación han desarrollado una amplia labor de cobertura y difusión.
Todo ello está en el haber de una celebración que supone la más importante de nuestra ciudad y que debe seguir mejorando para lograr en algún momento el Interés Turístico Internacional que poseen otras Semanas Santas con menor mérito que la de Ciudad Real. Y es mejor no decir nombres.

PROBLEMAS Y SOLUCIONES

En general los problemas repiten la casuística de los últimos años. Aunque hay mejoras muy sustanciales.

1) Viernes Santo mañana. Hoy por hoy, para mi, es el principal problema de la Semana Santa de Ciudad Real. Hermandades (excepción de la Oración en el Huerto) al borde de la desaparición, con cortejos ínfimos, con una vida muy reducida y con problemas en muchos sentidos. Además ésta procesión supone un tapón para las del Viernes por la tarde y un lastre para dar brillo al Jueves tarde porque comparten con muchas de esas hermandades recursos humanos y de fieles.
La solución ya la han diagnosticado muchos y me atrevo a repetir:
a) Repartir hermandades en otros días. Abrir el melón del Lunes Santo. Aprovechar el Miércoles Santo. ¿Acaso alguien duda que el Lunes Santo los cortejos del Encuentro, Jesús Caído o la Misericordia tendrían menos gente que el Viernes por la mañana? Es prácticamente imposible.
¿Y el Miércoles para una Oración en el Huerto que serviría de contrapunto magnífico a la Flagelación?
b) Fusión de hermandades. Ciudad Real carece de más hermandades donde se contemple a María siguiendo los misterios de su Hijo. Una racionalización y unificación en el diseño de túnicas permitiría que estas hermandades aunasen esfuerzos y voluntades. En definitiva que tuviesen más fuerza y recursos dejando de lado los egos personales con un valiente paso al frente. Un ejemplo para una ciudad demasiado acostumbrada a la división y al enfrentamiento tan lejanos del espíritu cristiano.

2) Recorridos:
Se ha mejorado sensiblemente. El Silencio, el Jueves Santo tarde y el Viernes Santo por la mañana tienen los recorridos más manifiestamente mejorables.
El Silencio viene dado por mantener el recorrido original que ha perdido vigencia, estética y sentido catequético. Hay quien defiende la penitencia como único sentido de la cofradía, pero en el marco actual lo catequético y lo humano han de ir ganando peso.
El Jueves Santo por la tarde debe acortar su recorrido por razones obvias, al igual que el Viernes Santo por la mañana donde el remedio fue peor que la enfermedad.

3) Horarios:
Ciudad Real debe dirigirse hacia estaciones de penitencia entre 3 y 4 horas como máximo. Siendo las cofradías que vienen de barrios (Prendimiento y Medinaceli/Esperanza) las que pueden alargar más su horario debido a su situación.
Lo del Silencio sigue siendo el verso suelto. Adelantar su salida a las doce o la una de la mañana y su entrada a las cuatro o cinco no restaría ni carácter penitencial, ni idiosincrasia.
La Soledad ha tenido alguna crítica respecto al horario pero tiene una problemática añadida de carácter litúrgico (ha de entrar antes de la vigilia de Resurrección) y de logística con la parroquia de San Pedro. Lo ideal sería un horario de 18 a 22. El recorrido es el perfecto.



COFRADÍAS

El análisis pormenorizado de las cofradías es lo que ha levantado más polémica en mi habitual reflexión tras la Semana Santa. No sólo polémica. Se ha utilizado para ataques personales contra mí en el seno de alguna hermandad. Algo absurdo puesto que lo único que siempre he pretendido es que todas las hermandades mejoren su imagen y evolucionen. Siendo todos mejores el conjunto es más admirable y se ve beneficiado.
En primer lugar las VÍSPERAS han sido lo brillantes a lo que nos tienen acostumbradas los últimos años:
DOMINGO DE PASIÓN: Una lección de cofradía en la calle. Mucho público, seriedad y orden. Linares poniendo el magnífico broche musical en un repertorio original e inédito. El exorno floral muy vistoso y cuidado.
VIERNES DE DOLORES: Un barrio hecho Dolores. Quizás menos hermanos acompañando debido al cambiante tiempo. El paso muy bien exornado y andado.

DOMINGO DE RAMOS

BORRIQUITA. Hermandad que pese a sus escasos recursos sigue en progresión. Debe seguir trabajando en el colegio salesiano porque le está reportando muy buenos resultados. El cortejo ordenado. Los pasos exornados de manera sencilla y andando sin descomponerse a pesar de la aparición final de la lluvia. En progresión positiva. Hecho de menos, como siempre, las potencias para el Señor. Hay que seguir trabajando las túnicas, al menos para mantenerlas. Ahora sí es un pórtico digno para nuestra Semana Santa. Enhorabuena.

CORONACIÓN DE ESPINAS. Mejoría general. Más túnicas en la calle. Los pasos andando más serios. Muy emotiva este año la salida de la Merced. El paso de misterio con mejor exorno floral. El palio puede mejorar el exorno incluido el recomendable bordado de los respiraderos. Le vendría bien a la hermandad recortar un recorrido excesivamente largo para una cofradía de centro. Se nota un cambio a mejor. Hay mucho trabajo por delante pero se nota el trabajo y esfuerzo.

PRENDIMIENTO. En su excelente línea de puesta de largo de una gran cofradía. Lección de orden de su numeroso cortejo (más de cien túnicas). El paso con un maravilloso exorno floral y andando con la habitual elegancia. Por ponerle un pero la desastrosa bulla en la Merced que descuadró paso, fieles, acólitos… Comandada por un puñado de elementos de nula cultura cofrade y cuestionable gusto. El discurrir de la cofradía por su barrio, de recogida, es de lo más emocionante e íntimo. Se puede caminar con el Señor Cautivo y rezarle pausado. En espera del histórico año que viene con la Salud bajo un palio de ensueño. Adelante con el trabajo.



LUNES SANTO

Lástima de día para cofradías. Lástima de oportunidad perdida.
El Via Crucis menos numeroso que recuerdo. El Cristo de la Buena Muerte, con unas andas como las que estrenó el Cristo de la Piedad este año, realzaría el acto y permitiría al fiel centrar la oración en la sagrada imagen.

MARTES SANTO

MEDINACELI. De recogida a su barrio es un paso con un número ínfimo de túnicas y con cuatro niños delante de un pasito. El paso bien exornado y andado. Es una lástima que el número de saludos entorpezca el discurrir de la pobre cofradía y de otras que venimos por detrás. Para mí Medinaceli y Esperanza deberían ser la misma hermandad con unos recursos humanos mayores y un objetivo común. Pobre imagen de la cofradía de la que se salva el paso.

ESPERANZA. De recogida iba suficientemente ordenado el cortejo con un repunte en el número de nazarenos. El paso andando bien con su personalidad propia. El exorno correcto. Un trabajo constante que da sus frutos. A seguir así.

PENAS. Es mi cofradía. Y es según sus escasos recursos de las que más gente pone en la calle. Un cortejo ordenado y largo. Con insignias. El paso andando con su cadencia única de nazareno antiguo. El primer año sin Marcelino Abenza padre al frente. A él le debemos las formas únicas de este paso y su cadencia inigualable. Las Penas son referente porque el maestro de capataces de Ciudad Real así lo quiso. El paso exornado con sencillez y mimo.
Un Cristo viejo que, sin acabar de levantar la devoción del pueblo, logra aunar una gran cofradía a su paso. Quizá hayamos llegado al cénit de lo que podamos dar de sí. Y nuestros problemas sean de radicación u otra naturaleza. Pero la lección de trabajo y esfuerzo que dan las Penas cada Martes Santo son para enmarcar. Una Junta de Gobierno que merece un reconocimiento especial.



MAYOR DOLOR. Vistos los problemas de la cofradía esta procesión debería desaparecer o realizarse en vísperas (¿Sábado de Pasión?)

MIÉRCOLES SANTO

FLAGELACIÓN. Otra lección de lo que debe ser una cofradía. Casi 130 nazarenos en un cortejo largo que es seña de identidad. Los pasos con exornos cuidadísimos y andando como es habitual. El misterio magnífico, de los mejores años para mi gusto. El palio sigue siendo el mejor andado de la ciudad aunque personalmente me guste más el repertorio de otros años. En ésta cofradía cristaliza el trabajo y mimo de muchos años. Como siempre de dulce.


SILENCIO. En bajísimas cotas de nazarenos. Al menos este año procesionan los dos pasos. Sigo manteniendo el habitual discurso. Cambio de horario y de recorrido.
A mi parecer. Y por sugerir algo y quien tenga oídos que oiga:
Salida a las 00.30.
Recorrido: General Rey, Compás de Santo Domingo, Lirio, Norte, Plaza de Santiago, Ángel, Plaza de Agustín Salido, Jacinto, Toledo, Pasaje de la Merced, Caballeros, Plaza del Carmen, Azucena, Prado, Feria, María Cristina, Plaza Mayor, Cuchillería y Ruiz Morote.
Entrada a las 04.30.
Respecto a los pasos muchos hermanos barajan varias soluciones: mantenerlos a un hombro con pasos más reducidos en canasto y dimensiones. Situar a Cristo y Virgen en un solo paso. Cambiar los pasos a costal. Todas son viables menos mantener el actual y calamitoso estado de falta de portadores e indefinición.

JUEVES SANTO

Este año no pude presenciar ni el Jueves Santo tarde ni el Viernes Santo por la mañana. Pero coinciden con algunas de las cofradías que más pobre imagen dan en la calle. Ya he mencionado anteriormente algunas de las posibles soluciones. Lo que es insostenible es que el Viernes Santo por la mañana discurran cinco cofradías que, a excepción de la Oración en el Huerto, den una imagen muy pobre con cortejos ínfimos, y que las Juntas de Gobierno y hermanos estén instalados en la autocomplacencia.

VIERNES SANTO

PIEDAD. Enorme. Un crucificado que anda de lujo. Una cofradía ordenada, con insignias de calidad. El trabajo de cuadrilla y cuerpo de capataces nos brinda algunos de los momentos más sobrios y, a la vez, elegantes de nuestra Semana Santa. El nuevo llamador excepcional. Me gustan más los claveles 'sangre de toro' pero siempre esmerado el exorno. La Merced, la esquina Feria-Prado, la entrada… Tratado de cómo debe andar un Cristo muerto.

DESCENDIMIENTO. El cortejo corto pero ordenado y cuidado en detalles. El paso bien exornado y bien andado. Un misterio de mérito que debe seguir aunando voluntades para crecer. El camino que llevan es bueno.

ANGUSTIAS. El cortejo también corto. El estupendo exorno al que nos tienen acostumbrados ha flojeado un poco este año (a mí me sobran calas y palmito) pero es gusto personal. Para mi gusto desentona el repertorio elegido con un Cristo muerto y antes del Silencio del Sepulcro. La Virgen se puede ahorrar la diadema-aureola. Hay mucho trabajo por delante.

SEPULCRO. Ante los problemas y los rumores pueden tener una buena línea de trabajo. Enhorabuena por el recorrido corto y sin dislates. A los que protestan, ya en la calle Paloma venía el Señor sin apenas gente viéndolo. Hay que recuperar una cofradía entera sin apenas túnicas. El paso bien en silencio y con un paso corto y reposado.

AVE MARÍA. Sorpresa positiva. Cortejo largo y con más orden que otros años sin desbandada final de nazarenos. El paso andando muy bien, muy fino, con un repertorio más cuidado. El Pasaje de la Merced de lo más bonito del año en cuanto a palios que han discurrido por él. Bien el exorno. Camino a seguir que realza a la cofradía.



SÁBADO SANTO

SOLEDAD. La delicadeza de la sobriedad hecha hermandad. El misterio con una seriedad y una elegancia sin parangón. La capilla y el coro poniendo el toque fúnebre que la liturgia de la jornada exige. El palio dando una lección de sensibilidad musical y de andar sobrio. El broche perfecto para lo que la Semana Santa debe ser. Hay que aumentar el número de túnicas pero el orden del cortejo es sensacional desde los cirios de respeto al palio. A seguir así.

DOMINGO DE RESURRECCIÓN
Seguimos buscando Resucitado con unción religiosa y acorde con nuestra Semana Mayor. Y Madre Gloriosa que le acompañe.


PS. Incluyo recuento de nazarenos de cofradías realizado con contador por pulsación. Los datos están sujetos a revisión. Los datos de costaleros son aproximados así como el apartado otros (cortejos de preste, mantillas, servidores, nazarenos destapados, etc). También lo son los de las hermandades de Las Penas y el Nazareno. El resto pueden tener una pequeña desviación de +- 5 debido al lugar donde se presencia el discurrir de la cofradía.


martes, 22 de diciembre de 2015

Doscientos años de retroceso: la pérdida de la soberanía nacional española.

Lo más grave es la deriva para acabar con nuestra soberanía nacional. Sí. La de todos.
1. Iglesias ya ha dejado claro que apuesta por el referéndum en Cataluña.
2. Comenzará en breve la ofensiva mediática. Primero en la Sexta, la Cuatro, Ser... Luego tertulianos aquí y allá.
3. Se exigirá como paso obligatorio ante cualquier pacto.
4. Se avanzará en el discurso federalista y multinacional. Ya no existirá la soberanía nacional y sí soberanías propias y cuarteadas.
5. El hecho nacional de España se diluirá, aún más, con un reforzado discurso federalista en Educación, en gestión de los gobiernos regionales, en intoxicación de la opinión pública.
6. Lo que queda de IU apuesta por este discurso, sectores del PSOE se aproximarán al mismo incluso con fuga de dirigentes al estilo de la reciente implosión del PSC.
7. A tus amigos ya no les parecerá tan mal el referéndum hartos de la matraca secesionista.
8. Algunos serán capaces de traicionar todo lo que han creído por cobardía.
Volvemos a los intereses territoriales semifeudales por encima de las personas. Y, además, pasamos a una fase federalista para crear una URSS en descomposición y confrontación permanente.
Y los que defendemos una España de siglos seremos los malos.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Siestas

Soy un gregario de lujo. Agazapado al fondo de la larga fila de entusiastas candidatos. Los elimino a tiro de piedra. A golpe de pedal.
La hipnótica melodía de tus besos de coca cola. Así paso los días de verano. Postrado bajo la sombra de un alféizar que se desmiga como un queso curado.
Sé que a Piero de la Francesca le hubiera gustado pintar éstas tardes sesteo eterno. De cuerpos blandiendo espadas jabonosas.
Tardes de ruedo y toreros a medio erguirse. Pinceladas picassianas entre tendidos, furias rojas y nubes densas.
El verano más largo de nuestras vidas. La emoción de los grupos de quinceañeros que corren entre Gobernación y la Plaza de Oriente.
Me presentas a tus vecinas, lozanas y llenas de bellas arrugas musicales.
Las chicharras se deshacen en cantos ininteligibles de cadentes letras dadaístas.
La noche se me hace antojadiza.
El agua de las macetas hace carreras desde mis hombros a mi ombligo.
Mi mundo se subsume en ese miserable pozo de deseos.
Y arden todas las calles pariendo neblinosos amaneceres. La calima se abraza a todas las casas blancas y doradas.
En la lejanía se extienden cientos de kilómetros de disolutas mentes. Adoquinan las playas con sus sesos impacientes y sus sexos repulsivos.
Éstos veranos masificados, vacuos y superficiales que odio junto a su calor tropical.
Me vuelvo a mi guarida inveterada y llena de recuerdos caducos.
La decadencia de la raza humana resumida en la tristeza innata a las canciones del verano.
Melancólica decadencia para un aristócrata suicidado.
Como yo.



viernes, 17 de julio de 2015

Diario de unas cortas vacaciones


El sitio poco importa. Y el tiempo. Y el reloj que pusiste en la pared para martirizarme. ¿Me amas? No lo sé muy bien. Pero ahora me arde la boca del estómago.
Me cuentas cuentos de mujeres viejas. Que pasaban gritando por las calles oscuras de tu pueblo. ¿Y el frío? ¿Y la soledad de las noches? Ya no te importan.
Ahora toca el juego de la muchacha incauta y manirrota. Ahora gustas de morderte el labio inferior, en sensual mueca de elegante damisela.
Y los hombros desnudos, con tus lunares jugando al escondite. Y la almohada sudada, naufragando cada vez que no quiero despertar de tu lado.
Y a lo lejos, sinuosa, se recorta la línea arenosa de la playa. Y el aire sabe a ostras. Y tus dientes brillan como sus perlas. Lavados por la espuma de las mareas que mueren a tus pies.
Paso otra hoja y busco el pie para entenderla. Has garabateado palabras sin sentido. Cuarto de kilo de sesos de cerdo. Días de menos. Quiero perderme cuando vaya a comprar. Y a Mercadona lo llamas Mercalejos.
Aquí sigo. Y no te entiendo. Han pasado dos días y no tenemos de qué hablar. Y ya no sabemos querernos.
Otro paseo por la orilla. Otro dormitorio y otro día de sesteo. Los pasillos que huelen a alcanfor. Las niñas que vomitan sus deseos.
Coger el coche cuesta arriba. Empujar al mundo los inexplicables pensamientos. Deleitarme con tu perfil cárdeno, en la cima más alta de mis universos, de mis ahogos domésticos. Y tu mirando muy lejos, lejos de frugales coyuntas y de deportes extremos. Nueva noche en blanco, comercios agonizantes que se mantienen abiertos.
Y la naturaleza quebrada entre tanto zoológico de tus adentros. Y las plazas a medio hacer entre mis manos cansadas de arquitecto. Y la curva praxiteliana de tu nacarado cuello. Cae irremediablemente al saco huesudo de mis raquíticos versos.
Viaje de non ritorno. Viaje perdido entre valles y besos. De tus labios brotan, mustios, negruzcos helechos. Tu lengua dormita sobre los cálidos lechos. Brotan, tiernos, nuevos hijillos de plantas de museo. Te los traigo en mi regazo. Te los dejo apoyados en tus muslos de ébano y hueso.
Jarrones de la dinastía Ming han estallado entre nuestros cuerpos. Las heridas son profundas y los arañazos son rojo intenso. Los lametones dejan restos de carmín y surcos verdes como un campo de soja y centeno.
Acaba el diario en falso. Trunca la ilusión de la mañana con dolor de amor y sexo. Llueve para romper la noche y su fastidioso concierto. La escapada llena de nubes, de hongos y de insectos. Los ríos desbordados en el valle que forman tus senos. Nuestro laboratorio hecho trizas y el corazón, disecado, en medio.


miércoles, 27 de mayo de 2015

Gimnasia revolucionaria en período postelectoral


La noche en que envuelves todas mis dudas se hace cada día más densa.
El frío y lo vacío nos dejan a medio sentirnos.
El cruce de tantas almas errantes. Las mujeres que avanzan hacia las fábricas, malhumoradas, desnutridas y soñando despiertas. Es la naturaleza deshumanizada de este sistema. A medio camino entre el marxismo redentor y la magia capitalista. Ni Fourier, ni Owen lo hubieran creído. Habrían pestañeado y de su boca saldrían perlas de aguamarina.
Los niños se han quedado solos en los campos sembrados. Huele en el ambiente a fuertes guisos. Patata y sal, con mantequilla desgrasada. Los pequeños sorben sus mocos. Y limpian el barro de sus botines.
Es el cuadro que se repite a las afueras de las aldeas envejecidas del antaño glorioso sueño de Beijing.
El líder supremo hace las maletas para su rápido viaje a las provincias del interior. Multitudes uniformadas esperan tras la línea recta de avisos y objeciones.
Muchachas, como las que deseamos, andan coqueteando con la joven guardia revolucionaria. La primavera sangrienta de nuestros padres da frutos de oro y cereza.
Entre los campos ruge el automóvil presidencial. Marinetti se sentiría orgulloso y asqueado a la vez.
El plan quinquenal se abre al sol naciente. Y el rostro enjuto, hábil y ufano del consejero autónomo muestra su conmiseración para con todos esos parias del mundo, en vías de desarrollo.
Los caballos se desbocan en las interminables praderas.


Tú y yo.
Asomados al agua del estanque de siglos de cadencia. Las carpas juguetean en el fondo. Sus destellos de plata dulce salpican la luz mortecina de la tarde.
El consejo busca nuevos nombres para acelerar el desarrollo, el progreso y todas esas fanfarrias altisonantes.
Diecisiete consejos del pueblo con hedor a sonrisas enlatadas.
Los fusiles de la joven guardia se levantan enhiestos un día más.
Tú y yo.
Nuestras manos mirando al cielo, abiertas, como el fruto demasiado maduro que cae de los granados sobre el surco enrojecido de la tierra amada.
Tú y yo.
Desafiando al mundo de hambrunas circundantes. Echando el pie sobre los adoquines prohibidos. El gran paso adelante.
La noche en la que elegimos el nuevo consejo se anudó en nuestra tripas revueltas.
Y brotaron jovencitos con odio redescubierto en el fondo de sus iris estrellados en cinco puntas.
Confucio se desangra cuan Marat en laboratorio sintético.
Las colmenas de los obreros acarician los cielos. Y los vastos campos se duermen como una dinastía antigua y cansada.
Me das la mano y paseamos camino del amarillo intenso del horizonte más cercano.
Se abren las flores de los tilos al pasar como espigas somnolientas.
La noche es silenciosa y el alba nos espera.  

lunes, 4 de mayo de 2015

La Semana Santa de Ciudad Real vista por VOX

Como sois muchos los cofrades que frecuentáis el blog. Y cómo preguntáis por VOX ante las próximas elecciones municipales. Publico el artículo que escribí para la pasada Semana Santa. Y que nos diferencia del resto de políticos. Ya sabéis que muchos nos visitan para hacerse la foto, que nos entregan subvenciones que a ellos también repercuten multiplicadas.
Pero aquí queda la conciencia de cada uno. La mía está tranquila. La de alguien que siempre ha sido cofrade antes que político. Y que siempre lo seré por encima de todo.



LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL VISTA POR VOX

La Semana Santa de Ciudad Real se ha convertido, con el paso de los siglos, en una gran celebración religiosa. Pero la propia idiosincrasia de la Semana Santa es mucho más compleja. Es de origen religioso pero son también importantes los aspectos culturales, artísticos, etnográficos o gastronómicos que la completan. Eso la convierte en un todo. Una celebración completa, integradora y dinámica. Que hace que no sólo los cristianos participen si no que, en una sociedad plural, invita y abre sus puertas a la totalidad de la ciudadanía.
Y no sólo debemos detenernos en esta realidad. Hay que seguir el mensaje que el Papa Francisco anuncia para esta celebración denunciando la “globalización de la indiferencia”. Esto no es más que una llamada a la caridad, hacia el más necesitado, que debe ser una prioridad para el cristiano pero, también, para el que gobierna.
Por todo ello la Semana Santa encierra una sencilla y práctica lección. Ya en sus orígenes mostraba carácter pedágogico. Un cáracter que se puede adaptar a las necesidades actuales. Un lenguaje complejo e icónico de símbolos. Y en eso nos encontramos muy cerca por lo que supone y que va más allá del análisis simplista, de la dicotomía clericalismo/anticlericalismo o de la utilización propagandística que se pueda llegar a hacer de las hermandades y cofradías.

Desde VOX vemos la Semana Santa como ese entramado complejo donde la caridad, la fe, la tradición, la Historia y la cultura se amalgaman magníficamente. Pero no nos quedamos ahí. La vemos como una manifestación de identidad enriquecedora y plural. Que, además, supone un importantísimo impulso económico del que viven muchas familias y pequeñas empresas de nuestra ciudad y provincia (tallistas, orfebres, cereros o pequeños comercios). Y que trae parejo un creciente turismo que anima la hostelería y restauración ciudadrealeña. Todo ello hace que nos mostremos al lado de éstas (y otras) celebraciones y tradiciones que para algunos solo son escaparate y que otros ignoran por complejos ideológicos.
Pero queremos ir más allá. Y en ese mundo cofrade, con un lenguaje simbólico, nos quedamos con un ejemplo singular: la cuadrilla de costaleros. Esa es para nosotros la imagen definitiva. Dónde se retrata la pluralidad y riqueza de la sociedad española y ciudadrealeña. Diferentes orígenes y clases sociales. Diferentes motivaciones y sensibilidades. Dónde todos colaboran y se igualan. Tal y como, desde VOX, entendemos lo que ha de ser la ciudadanía. Los mismos derechos para todos los españoles y las mismas oportunidades.
Por ello solo nos queda animar a toda Ciudad Real a encontrar en esta Semana Santa un motivo más para hacer de nuestra ciudad un ejemplo de trabajo. Trabajo que genera riqueza, que debe transmitir solidaridad y que supone el principal reto para dignificar a aquellos que siguen pagando la crisis.


 Francisco de Asís Pajarón Hornero

lunes, 6 de abril de 2015

Análisis de la Semana Santa de Ciudad Real 2015

La Pascua ha llegado inexorable. Cristo ha resucitado. Y debemos analizar lo que las hermandades y cofradías de Ciudad Real nos han ofrecido. La herramienta que suponen para la evangelización. Y, en estos convulsos tiempos cofrades, si somos testimonio evangélico y asociaciones de fieles útiles.
Por desgracia el análisis meramente cofrade es triste. Supone un estancamiento muy similar al de años anteriores. Con el agravante de que surgen nuevos desafíos y la mayoría de hermandades no trabajan para ofrecer algo más o, simplemente, una imagen de evolución.
Pero quedémonos con lo POSITIVO. En primer lugar el esfuerzo y sacrificio de la mayoría de los cofrades. De esos que dan parte de su tiempo, de su trabajo y de su tranquilidad para la causa de Cristo. Y, en numerosas ocasiones, contra viento y marea. Frente a una sociedad laicizada y beligerante contra todo lo religioso, frente a un ambiente hostil al cristianismo dónde los mártires por la fe en el Dios que pasea por nuestras calles vuelven a ser triste realidad. A todos ellos, todos nosotros, fe y fuerza. Son tiempos de zozobra.

Y me voy metiendo en arena cofradiera. Porque ese es nuestro carisma.
No voy a hacer una análisis pormenorizado día por día y hermandad por hermandad como otros años. No lo haré porque es repetir el esquema de otros años ya que, lamentablemente, se repiten las mismas tendencias incluso agravadas (Titulares que no procesionan, pasos que quedan en los templos y otros tristes sucesos).
Me voy a quedar con los aspectos destacables y positivos. Lo que serían los ejemplos a seguir y luego reflexionaré sobre lo que en MI OPINIÓN son algunas de las SOLUCIONES que se pueden desarrollar.
Como otros años quiero señalar que éstas valoraciones en voz alta son mías pero creo que representan a muchos cofrades de Ciudad Real. No pretendo nada más que hacer reflexionar, especialmente a muchas Juntas de Gobierno y cofrades de a pie, acostumbrados a no hacer ninguna autocrítica, guardar las insignias y hasta el año que viene.

LO MÁS POSITIVO

Prácticamente podemos destacar cada día imágenes positivas. Hechos que indican que hay corporaciones que trabajan durante todo el año. Y el resultado se ve en la calle.
Pudimos disfrutar de dos grandes procesiones de VÍSPERAS. Con nutridos y ordenados cortejos, mucha gente en las calles, recorridos racionalmente planteados y horarios muy correctos. Además el tiempo de paso de las procesiones de vísperas da la posibilidad de poder admirarlas en varios puntos de su recorrido. Algo que no pasa durante la Semana Santa.
Tanto Nazareno como Perchelera fueron muy bien exornados. Y correctamente portados. Personalmente la Dolorosa de Santiago me pareció que abusó de los cambios en algunas partes del recorrido. Pero otras chicotás fueron sensacionales (entrada a Plaza de Santiago con Amarguras).
El estreno de La Pasión de Linares nos dejó un gran nivel que no desmerece de A. M. Virgen de los Reyes de Sevilla. Con nuevas y excelentes armonizaciones con un sello propio que habrá que seguir en años venideros.

El DOMINGO DE RAMOS puso de manifiesto la madurez de una cofradía como el Prendimiento. Con un largo cortejo, ordenado y completo en cuanto a insignias (como debe ser por otro lado). Con el paso que estrenaba original exorno. Más alejado de los patrones clásicos pero manteniendo una excelente factura. El paso andando muy bien como nos acostumbra. Me gustó especialmente de recogida por el barrio. Sólo le pongo una pega a la hermandad (ya lo analizaré más adelante) y es el elevado tiempo de paso (casi 45 minutos en Paseo Carlos Eraña) algo que, en ocasiones, se deriva del abuso en los saludos.
La Borriquita mantiene su tendencia a la mejoría. Con carencias en el cortejo pero suponiendo, ahora sí, un digno pórtico para nuestra Semana Santa.
La Coronación de Espinas la vi andando más correctamente que otros años. El misterio mejor exornado. El palio con corrección. Pero una cofradía es algo más que dos pasos. De hecho la figura del nazareno ha de ser la central para cualquier corporación nazarena.

El LUNES SANTO. Asistí al Via Crucis Penitencial. Consciente de que éste día es una oportunidad para muchas cofradías que saturan Jueves y Viernes Santo. Cofradías que podrían revitalizarse y encontrar su hueco. El Via Crucis el Lunes, después de que hayan salido cofradías, pierde parte de su sentido. Sentido que es de preparación para meditar los misterios de la Pasión del Señor que recorrerán nuestras calles.

El MARTES SANTO destaca por el hacer de una cofradía de silencio como es la de Las Penas. Algo que en Ciudad Real se ignora por parte del público que rompe el espíritu penitencial con palmas y voces. Pero ahí está el gran cortejo de una hermandad pequeña y humilde. El orden y la ejemplaridad. Con un recorrido sin pretensiones y racional. El exorno clásico y cuidado. Y el estreno de los candelabros a imagen de los antiguos nazarenos.
Pude ver a la Esperanza que apunta buenas maneras, con una personalidad muy definida en el palio y que no debe mirar a nadie más que a sí mismos y a quien llevan encima que es la Esperanza del Barrio del Pilar. Progresa muy positivamente.

El MIÉRCOLES SANTO es sinónimo de Bondad y Consuelo desde hace muchos años. Y seguimos viendo un gran cortejo, ordenado, con las insignias que ha de llevar una corporación nazarena. Con unos pasos que siguen siendo señeros en cuanto a su forma de andar. Desde mi opinión el palio que mejor anda de la ciudad. Por poner una pega que va a ser crónica para nuestra Semana Santa (poca cofradía se salva) el elevado tiempo de paso. Pero La Flagelación sigue siendo espejo para muchas otras hermandades.

Del Silencio no voy a opinar. El cúmulo de despropósitos es muy elevado. Y la imagen muy triste. Haré referencia a ella en lo que para mí son soluciones que pasan por:
1) Cambio de horario
2) Cambio de recorrido
3) Dignificación de la túnica nazarena
4) Supresión o sustitución (a vísperas) de la procesión del Martes

El JUEVES SANTO me quedo con la imagen de la hermandad del Nazareno en la calle. Con el mejor y más nutrido cortejo del día. Con lo sobrecogedor del silencio y orden. Y lo ágil en el discurrir con meditaciones y misereres incluidos. Excelente.
Por la tarde existen muchas carencias. Destaco lo bien andado del palio del Dulce Nombre. La cantera envidiable de Pilatos. El sensacional y cuidado exorno del Cristo de la Caridad. El nutrido cortejo de la Dolorosa de Santiago.

El VIERNES SANTO es un día de dolor. Y no sólo por la muerte del Salvador sino por la imagen de algunas de nuestras cofradías.
De la mañana destaco positivamente el nutrido cortejo del Huerto y lo bien que vi al paso revirar (no así andar para atrás en algunos tramos). Es la hermandad más fuerte de este viernes. Y a mi personalmente no me importaría nada verla procesionar en otra jornada que pudiera ser más acorde para el misterio que representan.
Y ya.
Es así de triste pero no hay mucho más que destacar porque lo demás son sombras. Podríamos fijarnos en el exorno de las Tres Cruces pero nada más. Un páramo que exige soluciones, medidas y reacción desde hace muchos años. Más adelante lo trataremos.

El VIERNES SANTO brilla por el Cristo de la Piedad. Otro de los pasos que mejor anda en nuestra Semana Santa. Pero no sólo eso. Tiene un cortejo nutrido y ordenado. Que no se descompone a mitad de la estación de penitencia.
Noté una mejoría notable en el Descendimiento con la aparición de cirios de respeto y servidores de librea. El cortejo escaso pero ordenado y el paso andando bien. Enhorabuena.
Las Angustias solo la ví salir y destacar su habitual buen exorno floral.
Lo del Santo Sepulcro es muy grave. En todos los órdenes. Y desprestigia a los cofrades, a los fieles, público y la imagen de una Semana Santa de Interés Turístico Nacional. Después de la mejoría del año pasado vemos ésto. Muy triste.
La Dolorosa de la Catedral es la bellísima estampa que pone fin a un Viernes Santo en claroscuro cofrade (más oscuro que claro, por desgracia, y no por las túnicas precisamente).

El SÁBADO SANTO no pude presenciarlo este año. Pero lo he visto en los medios y la hermandad de la Soledad sigue mejorando año a año. Con un cortejo de bella factura, Unos pasos muy bien exornados y un recorrido que debería estandarizarse desde San Pedro. Y a los que critican el horario que se ofrezcan para el diálogo con las estancias superiores,

El DOMINGO DE RESURRECCIÓN sigue buscando imagen del Resucitado con unción y de acorde a nuestra Semana Santa pero no a cualquier precio.

PROBLEMAS Y SOLUCIONES

Hasta aquí el análisis. Y de forma general voy a señalar lo que, bajo mi punto de vista, son los principales problemas y las soluciones parejas.

1) El PÉSIMO REPARTO de hermandades y cofradías en la Semana Santa. El Jueves y el Viernes Santo concentran más de la mitad del, de por sí, elevado número de cofradías.
Para que algunas hermandades no se encuentren con esos problemas sería muy beneficioso la reubicación en OTROS DÍAS. Esto es decisión de los hermanos pero existen un par de casos de fácil solución y, al menos en uno está abierto el debate.
Yo desplazaría a la Oración en el Huerto al Miércoles Santo. Es una hermandad fuerte que serviría de contrapunto a la Flagelación y completaría un día con pocas hermandades en la calle. Además gozaría de más autonomía que la que tiene el Viernes por la mañana. Y ya si tuviesen otro recorrido, distinto al del Viernes mañana, sería maravilloso.
La hermandad de la Virgen de la Misericordia para mi tiene dos opciones. Una reubicarse el Lunes Santo en un horario temprano. Recuperar su espíritu catequético y de hermandad infantil. Y tener un día para ellos solos. La otra opción es la fusión con la Hermandad del Nazareno.
La liberación del Viernes por la mañana es la fundamental vista la imagen. Con las otras tres cofradías yo avanzaría en su refundación como Hermandad del Santo Crucifijo de San Pedro.
Podría reubicarse alguna hermandad del Jueves pero es más dificultoso.

2) FUSIÓN de hermandades y cofradías. Es un tema más delicado que colisiona con intereses personales (aunque no debería ser así). Pero abiertamente y sin complejos se pueden plantear algunas como Medinaceli y Esperanza, Nazareno y Misericordia, Longinos y Dolorosa de Santiago o las ya referidas del Viernes Santo mañana.

3) RECORRIDOS. En los últimos años se ha mejorado en este aspecto. En una ciudad pequeña y, sobre todo, en las hermandades de centro es absurdo pasar de las cuatro horas de recorrido. Incluso con tres es suficiente. Hay más público en la calle, la gente se queda con ganas de más, cuidando así el aspecto humano. Recorridos como el del Nazareno el Domingo de Pasión, el de Las Penas o el de la Soledad son los ejemplos a seguir.

4) HORARIOS. Esto se refiere especialmente a la hermandad del Silencio que languidece año a año. El espíritu fundacional no cambiaría si la hermandad adelantase su salida a las doce o una de la madrugada y recortase su recorrido hasta las 4 o 5 de la mañana. La afluencia de túnicas sería mayor, así como de público.

5) TIEMPOS DE PASO. Con los cortejos tan exiguos que hay, por lo general, en Ciudad Real es absurdo que una cofradía con cuarenta nazarenos y un paso tarde media hora en pasar. Las cofradías tienen que discurrir y ni el lucimiento costalero, ni los excesivos saludos a otras corporaciones, ni otras eventualidades deben hacer que la cofradía se eternice en su paso.

6) SUBVENCIONES. Las subvenciones de la Asociación de Cofradías deben premiar a las cofradías que trabajan.

7) LA DIGNIFICACIÓN DE LA FIGURA DEL NAZARENO. Yo soy costalero, lo he sido durante más de quince años. Pero la figura del nazareno ha de ser la central en el orden y desarrollo del cortejo. Y hay que trabajar en dos sentidos: a) El cuidado de las túnicas y su orden y b) enseñar al nazareno que la penitencia es anónima y la túnica representa su advocación y a sus hermanos. Que los nazarenos vayan al templo y vuelvan a su casa tapados. Que no frecuenten bares ni se destapen por la calle. Esto es así de triste y hay ejemplos a patadas.

Ahora empieza el trabajo. Quiera Dios que todos reflexionemos y que aportemos ideas que, como éstas, solo buscan la mejora de nuestra Semana Santa para mayor gloria de Dios.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Podemos

Me han entrado esos nervios en primera persona, de chico normalito de barrio de centro. Criado entre edificios de seis plantas, peinado con ralla a un lado. De chico que sacaba notas del montón, jugaba al fútbol en el meollo de piernas y hocicos llenos de arena al caer.
Esa es la infancia de clase media.
Lanzaba piedras en descampados. Me mordía el labio para no decir tacos. Ahogaba moscas en latas y chapas de cerveza. Bebía agua chupando de los grifos y pisaba charcos con engreimiento y alevosía.
Crecí. Asomé por entre las sombras de una pelusa que me oscurecía la cara. Maltraté el dorso de la piel blanquecina de mis manos. Escribí con tiza en las paredes y no eran chorradas sobre el amor. Frecuenté amistades desocupadas pero vehementes. Atajé con mis manos golpes que iban a mi cara o a mi barriga. Sudé en meses de junio en pupitres deprimentes. Como todos miré el reloj con ansias de parar o prolongar el tiempo.
Y heme aquí. Con el ansia de ese tiempo descompuesta y llenándome el universo de soflamas narcisistas. Aún escucho proverbiales concatenaciones de palabras avejentadas. Se habla de clase obrera que tiempo ha que cría malvas. Ego sum resurrectio.
Aquí bandean las golondrinas. Se pliegan las amapolas enrojecidas. Se habla de una revolución abortada. En psiquiátricos de vida alterna. Se habla de corrientes de opinión y niños muertos en vientres alquilados. Se habla de tipos de interés y del interés de algunos tipos por vivir parasitariamente. Se habla de epidemias que llenan los pasillos de residencias de mayores. Y yo miro a mis adentros. Vomito dos especies gemelas de ficus trepadores que ahogan de verde tu habitación de niña bien.
Y así preparo un mundo nuevo que nace del taconazo a la tierra. De esa fuerza y de ese convencimiento. Los iris verdes de donde fluye el torrente de verborrea. Lo demás como un script de una película. Los actores ahogándose en cánon de avaricia. Los de arriba fumando puros. Los de abajo chivándole al apuntador de feas maneras. El cine con el suelo alfombrado de millones de palomitas de las que nacen maizales inmensos. Se extienden más allá de lo que abarca mi vista miope. Y sus raíces nos suben por las piernas, hacen el amor con bellas varices macilentas, y se duermen cálidas y satisfechas.
Sigo creciendo sin saber a ciencia cierta el nombre de mi obra recién escrita. Pero todo es accesoriamente armonioso. Y con esa imperfección de siglos comienzo a derribar los clichés antiguos y las formulaciones de alquimistas de la política.
Planto árboles en el acerado lleno de polvo y alquitrán de vetas marrones. Los de la manifa siguen con sus procacidades y sus pañales llenos de excrecencias metalizadas. Solo conozco bien a uno de ellos. Uno que hablaba de estados y montaba en bici. Y ahora quiere convertirse en leguleyo y escribir poesía. Ahora cualquiera se siente especial.
Sigo malediciendo. Mi mundo agónico se ha quedado apartado en un pequeño descanso de las escaleras ferrosas de los grandes almacenes. Fuera sigue la explosión magmática de pequeños energúmenos y mujeres despeinadas que hablan de lo que el gobierno tiene que hacer. Han secuestrado su graciosa expresión de diosas griegas. Han asesinado esos hoyuelos al sonreír y la perfecta arruga de la comisura de sus labios.
Llueve y camino lento. Ritmo marcial de cuello para arriba. Los puños crispados. La mirada afilada. Llueve y sé que puedo hacerlo. Tanta gente rara. Tanta mujer prendada de cientos de deseos. Y la naturaleza naciéndome a borbotones de dentro del pecho. Todo por eso. Por aquello que olvidamos. Y al tercer día se encienden las luces LED de las llagas de tu cuerpo.
Y al final nos damos cuenta de que podemos.

domingo, 12 de octubre de 2014

España nuestra

Recordemos a la desvencijada nación española en su día grande. La que abrió dos mundos, la que llenó el orbe, la que tiñó de sangre y oro su enseña. La traicionada y olvidada por sus reyes y ministros. España es el pueblo, es el sufrimiento y es el ansia. España es la agonía de sus gentes y el heroísmo de sus trabajadores incansables. España es el caos y es la grandeza. España es morir o vencer. Y ahora España es la traición de sus hijos, la vileza de sus prohombres y el hastío de sus ciudadanos. Y pese a todo ello sólo resta querer a España que se lame sus heridas de siglos.
Que viva y sueñe eternamente.
España mía desventurada.