Entradas

Mostrando entradas de julio, 2015

Diario de unas cortas vacaciones

El sitio poco importa. Y el tiempo. Y el reloj que pusiste en la pared para martirizarme. ¿Me amas? No lo sé muy bien. Pero ahora me arde la boca del estómago. Me cuentas cuentos de mujeres viejas. Que pasaban gritando por las calles oscuras de tu pueblo. ¿Y el frío? ¿Y la soledad de las noches? Ya no te importan. Ahora toca el juego de la muchacha incauta y manirrota. Ahora gustas de morderte el labio inferior, en sensual mueca de elegante damisela. Y los hombros desnudos, con tus lunares jugando al escondite. Y la almohada sudada, naufragando cada vez que no quiero despertar de tu lado. Y a lo lejos, sinuosa, se recorta la línea arenosa de la playa. Y el aire sabe a ostras. Y tus dientes brillan como sus perlas. Lavados por la espuma de las mareas que mueren a tus pies. Paso otra hoja y busco el pie para entenderla. Has garabateado palabras sin sentido. Cuarto de kilo de sesos de cerdo. Días de menos. Quiero perderme cuando vaya a comprar. Y a Mercadona lo llamas Mercalejos. Aquí sig…