Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

31 de mayo. Nada que celebrar.

Imagen
En esta absurda y vacía fiesta política las gentes de Toledo, Guadalajara, Cuenca, Albacete y Ciudad Real no tenemos nada que celebrar.
¡No a los inventos del insostenible y fallido estado autonómico! ¡No a las comunidades autónomas, símbolo del derroche, de la división de los españoles y de la ineficacia! ¡No a los inventos caciquiles autonómicos como Castilla La Mancha!
Y un sí rotundo a la soberanía de los españoles, a la igualdad de los ciudadanos, al recorte de instituciones y a la reforma de la estructura de un estado inacabado y al borde del colapso.


El sistema democrático falla desde la base.

Imagen
Los partidos políticos españoles han ido socavando la democracia, la soberanía nacional y la representatividad desde la base. No les interesa acabar con este estado de cosas porque pondría en peligro su hegemonía social, económica e institucional. Y prefieren dirigir el debate ciudadano hacia nimiedades. O bien acallar barbaridades como los más de 23000 millones de euros para la banca privada sin exigir responsabilidades. PP y PSOE son responsables de la progresiva desmantelación de la nación española, de la inacción al vertebrarla coherentemente y de mantener la desigualdad crónica entre sus ciudadanos. Si en algún momento la gente honrada que existe en sus filas alza la voz contra esta aberrante situación, el poderoso aparato interno de los dos partidos procede a su condena al ostracismo. Y acompañándolos los feudalismos nacionalistas, enemigos de la igualdad, la libertad y cualquier sistema político moderno y racional. Y los restos del comunismo liberticida postsoviético. Anclados…

Indignación generalizada

Imagen
Se empeñan nuestros políticos, en estas últimas semanas, en transmitirnos calma ante la grave situación económica y política. El Partido Popular nos vendió antes de las elecciones su afán reformista. Muchos le creímos de buena fe. Pensando en que la situación extraordinariamente urgente les llevaría, de una vez, a emprender reformas en una estructura del estado ineficaz, insostenible, insolidaria y anclada en principios políticos profundamente anacrónicos. Pasados casi seis meses de gobierno vemos que el gobierno no afronta el principal problema de España. Y, lo que es más grave, si en una situación de tal gravedad como la que vivimos no se practican las reformas necesarias, difícilmente se llevara a cabo en tiempos de bonanza económica. De esta forma se condena a la nación española y al pueblo en toda su extensión a convertirse en la base de un régimen tremendamente costoso. Serán las clases populares y medias las más expuestas a los recortes sin recibir contrapartida positiva. Esta…