Volver a la poesía





Se empeñan las marionetas de cartón

en emponzoñar las palabras.

Cada vez que entro en tu habitación

fluyen chocolate y nata.

Y las ideas de verte negra y marrón,

y las noches de serenata.

Las idas y venidas a Dios.

La hermosa y azul serpentinata.

Tu cuerpo tendido al sol.

El tiempo buscando escapadas.

Tu pecho sabiendo a alcanfor.

Tu lengua espesa y hastiada.

Mis manos y su eléctrico amor.

Cuchillos que relucen en plata.


Surcos de vino en derredor.

Inercia que se desprende intacta.

Formas de barro y sudor.

Caricias dulces de medio nácar.

Armarios de suspiro y tesón.

Ambiciones de hojalata.

Orquesta de voces en off.

Barrios enteros en armas.

Suicidas y su profundo hedor,

a alcantarilla mental mentolada.

Explosiones de dios redentor,

Niños. Y mujeres embelesadas.

Noticiarios en abierto estupor.

Vomitan voces jaspeadas.



Alcalinos sueños de dolor,

en recortadas montañas.

El oprobioso dueño bicolor

de policías en pos del alba.

Tu silueta perfecta

y dos luciérnagas lejanas.

Muéveme verte con ardor

de mujer desesperada.

Muéveme el viento y el fulgor

y tu bello cuento de hada.

Muéveme el trasdós,

de tus bellas y ojivales arcadas.

La curva de la pasión

de tus labios que matan.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

Escribir sin duende

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016