"Negligencias" médicas y otras historias...

Lo mismo que nuestro organismo tiene partes más sensibles, lo mismo que unas personas nos hacen más daño que otras, los trabajos y oficios que se desempeñan en un país son más o menos delicados. Al menos así lo son sus consecuencias...
El error que ha provocado la muerte del pequeño Ryan forma parte de nuestra propia debilidad como humanos y, en modo alguno, puede suponer un linchamiento público y mediático para los profesionales de la medicina. Profesionales que en este puñetero reino de taifas han de soportar maratonianos turnos de trabajo, tomar en escasos segundos decisiones que pueden suponer la vida o muerte de un paciente, con unos medios y retribuciones escasos y con atestadas salas, pasillos, plantas...
La sanidad que es una de las competencias cedidas a las CCAA. ¿Para qué? ¿Supone una mejora en la atención al paciente? ¿Supone una racionalización del sistema sanitario español?
Radicalmente no. Y una sanidad potente gestionada por el estado, organizada sin partir a cachos competencias, formación y distribución del personal sanitario podría haber evitado esta tragedia o al menos empezar disminuyendo la carga horaria del personal médico.
A todos ellos, entre los que encuentro a varios amig@s, que son ejemplo fuera y dentro de sus centros de trabajo, vaya este pequeño reconocimiento, a ellos reyes y reinas de la paciencia, de la comprensión, del trato... reyes y reinas de la medicina....

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada preciosa, sobre todo viniendo de alguien que no se dedica al campo sanitario. En este trabajo no sirve el españolísimo "vuelva Vd mañana". No valen las excusas, la responsabilidad es abrumadora y cualquier error puede resultar fatal. Aún así se nos pide la misma eficacia tras 36 horas de guardia. Que alguien me lo explique...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

Escribir sin duende

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016