Las ordenanzas y otras cuitas

Es con las famosas Ordenanzas Municipales de Movilidad del Excmo. Ayuntamiento de Ciudad Real con las que mucha gente, sobre todo mucha gente que les votó, ha explotado. Yo por mi ya me he ido decepcionando hace tiempo. No por esta nefasta actuación dónde la concejala Teresa Aguirre pone de manifiesto un profundo desconocimiento de la realidad cultural y popular de los ciudadrealeños, sino por la insensibilidad que el equipo de gobierno del ayuntamiento capitalino manifiesta, especialmente con aquellos que les han llevado a la alcaldía y, más aún, con lo que Ciudad Real quiere para su futuro sin perder por ello sus señas de identidad, su personalidad, su idiosincrasia de siglos.
Me sitúo en tres concejalías en particular que son las que demuestran de manera más efectiva esta situación de dejadez e ingobernabilidad:
- La Concejalía de Festejos. En la cual el Sr. Peral pone de manifiesto la escasa formación y documentación que un ciudadrealeño exige a los actos festivos y a sus manifestaciones folklóricas y de cultura popular. No hablo de lo inacertado de los conciertos en los que jamás tendremos una figura de talla internacional que hasta el más modesto pueblo de la provincia se permite, si no el abandono de ciertos festivales de raigambre como el Internacional de Folklore y otros que sobreviven gracias el afán de sus organizadores. A su vez, en la Pandorga es la inercia de la población la que hace que la fiesta siga en altas cotas a no ser que la iniciativa privada (Playa Park) quiebre la organización del ayuntamiento si este sigue recortando los horarios de la fiesta en la ciudad y despachando temprano a las orquestas para ahorrarse un puñado de euros. Cuando acabe el verano veremos un nuevo desastre del Sr. Peral en su ámbito de actuación.
- La Concejalia de Cultura. Aquí la Sra. Reyero se da la mano con el Sr. Peral. El destinar partidas presupuestarias ingentes a manifestaciones culturales de escaso eco ciudadano (teatros alternativos varios, festivales de nuevo cuño y escaso renombre) frente a las populares, tradicionales y multitudinarias manifestaciones culturales de la ciudad como los Festivales Internacional de Folklore y Nacional de la Seguidilla. O cerrar conciertos de escaso eco, gusto y sonoridad frente a la posibilidad de buscar artistas de talla internacional, proyección ascendente y reconocimiento del público.
- La mentada concejala de Movilidad. Con este tipo de ordenanzas en las que pone de manifiesto una retahíla de absurdas obligaciones con un desmedido afán recaudatorio y, lo que es peor, desconociendo la naturaleza de las diferentes manifestaciones culturales del pueblo de Ciudad Real. Haciendo caso omiso a problemas mucho más acuciantes para el ciudadano de a pie como la falta de aparcamiento y el acondicionamiento de los existentes, la ordenación del tráfico con la tan ansiada segunda ronda, los accesos al centro, la ornamentación del mismo en fechas señaladas, etc.
Éstas y otras medidas de diferente calado y escaso acierto hacen que la ilusión que el equipo de Rosa Romero generó hace un par de años haya quedado defraudada profundamente y que de cara a 2011 muchos nos replanteamos entregar el voto a quien no ha sabido ejercer el gobierno de la ciudad con imaginación, alternativas y acercándose decididamente al ciudadano alejándose de una casta política y de "consejeros" que viven de espaldas a la realidad de Ciudad Real.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

Escribir sin duende

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016