Año nuevo, coche nuevo



Bueno, pues a pesar de la crisis (económica, política, moral) que vivimos, y en la cual me incluyo, he decidido tirar la casa por la ventana y ponerle al mal tiempo buena cara, vivir en un estado alterado de conciencia, semicatártico, y comprarme un coche nuevo.
¿Soluciones? Supongo que el maltrecho sector del automóvil me lo agradecerá y, en fin, tiraré hacia adelante pero era el momento de disfrutar la vida aunque sea entre ruinas de todo tipo, es el momento de cambiar de aires aunque solo sea del acondicionado del coche al atmosférico de mi caja torácica y viceversa.
¿Ilusión? Pues sí, madre de los más colmados sueños.
A ver si os doy una vuelta...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016

Escribir sin duende