CIENTOS DE DÍAS POR CONTAR

Y el calendario que se despereza con parsimonia. El fruto vedado de nuestros sueños que se hacen, se besan, se duermen y se convierten en golondrinas de papel.
Cientos de días y hemos echado a volar con la ligereza de las aladas sandalias de Hermes. Y nos intercambiamos mensajes mirándonos a los ojos. Con brillo saturado de LEDs juguetones.
Tú levantando el velo de tus ojos. Espesando la noche en tus manecitas de harpista que toca el clarinete. Los sonidos se te han pegado al cuerpo y con el olvido has siluteado figuras maquilladas.
Tú y tus música tristes de atardeceres inmensos. Esos cielos anaranjados donde el horizonte es nuestro tiempo.
Tú y tus solistas quebrados con voces atormentadas y mareantes ecos.
Tú y las maravillas que se guardan en tus labios, los icebergs de tu boca, el taimado brillo de tus comisuras que son dos columpios.
La sonata de las noche que quemamos con ansía. La libertad y sus frías estancias. El arrullo de tu pecho que se arma. La batalla de las libélulas, de mañana. Los planes para volar. Las canas de mi alma. El tren a y media. La gasolina exacta. Restaurantes demodé y asiáticas marcas. Las raíces de los árboles que nos enganchan. Los hombres que siguen matando con sus armas. Días neutros en las atarazanas del estrecho. Accidentes de dolor y ausencias improvisadas. Celuloide en las pantallas y palomitas muy blancas. El sabor del mar y de su agua salada.
Tantos días, más de ciento, desayunando mermelada. Tanto amor por entregarte con la vida a cuestas. Reprogramada. Y no hay sorpresas ni esperanzas. Tan solo querernos hasta que llegue el alba, la vida y Adán con su manzana. No puedo recorrer sólo tantas madrugadas. Si tú vienes mis ojos son dos laberintos que se arropan en tus llamas. Si llegas mis tormentas amainan.
Para tí las lluvias de primavera, los ventisqueros de las condesas. Para tí el olor a tierra mojada y las caricias de mis manos cansada. Para tí esos versos que no se escriben y los besos que nunca se alargan.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016

Escribir sin duende