La intolerancia

Y hay días, como hoy, en que uno se para a reflexionar. Días en que uno no entiende los odios ni los fanatismos. Días que, al final, te llenan con la alegría del Evangelio. Días en que la flaqueza humana se fija en ejemplos de semejantes que murieron con una sonrisa. A pesar de la sinrazón, a pesar del dolor. Que ese ejemplo nos haga más cristianos. Que nos ayude a perdonar y superar. Que nos haga mejores y depositarios de un Amor tan grande que no tiene límites. Que atraviesa espacio y tiempo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016

Escribir sin duende