Nuestra Iglesia diocesana

Anteayer hablaba de Halloween y de la pérdida de la identidad propia. Hoy hablamos de aquellos que, ignorando la Historia y sus expresiones, pretenden borrar lo que no les agrada omitiendo la verdad. Borrando de un plumazo la memoria colectiva que es lo que nos hace personas, entidades, pueblos y naciones. Lo que nos enseña, con sus aciertos y errores.
Y lo peor es que se hace con aquiescencia y apoyo de la Iglesia y parte de los pastores ciudadrealeños que asumen el discurso de la corrección política y de la izquierda más rancia, agresiva y guerracivilista . Y es que con la Iglesia hemos topado amigo Sancho.
Una pena que el discurso cristiano, tan políticamente incorrecto, no sea asumido por miedo y cobardía por nuestros pastores. Más preocupados por la imagen social que proyectan ante aquellos que, en el fondo, pretenden su eliminación.
Para hacérselo mirar.
Y luego a carismas como las cofradías les negarán el pan y la sal. A los que llenamos los templos, hacemos catequesis viva en la calle, colaboramos en movimientos, frecuentamos las celebraciones y financiamos a la Iglesia. La grey abandonada por pastores que prefieren plegarse a ajenos y lesivos intereses para la Iglesia.
Solo nos queda la oración para que el Señor y el Espíritu Santo iluminen entendimientos. Para que mande pastores buenos que nos ayuden a caminar. Amén.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

Escribir sin duende

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016