Huellas

En cada balcón, a tu paso, asoma una luna cárdena. En todos ellos se levanta una noche precipitada.
Los hombres se han dormido para dejar paso al sueño. Los niños ya se han ido. Han siseado músicas, han jugado a lo lejos. El viento entre tus labios. Las palabras que se olvidan. El saber que se ha acabado el tiempo, la dicha y la vida.

Comentarios