Aulas vacías



Hoy es el último día del curso para los profesores de secundaria.
Es un día extraño y silencioso.
Iba con Mario por los pasillos hablando de ello, de lo solas que están esas aulas que normalmente bullen de vida, de hormonas, de voces, gritos, algarabía.
De esas aulas dónde intentamos dar lo mejor de nosotros mismos, dónde nos enfadamos, dónde exigimos, dónde enseñamos, dónde educamos.
Esas aulas que llenan chicos y chicas de toda clase, condición, cualidades y defectos. Chicos y chicas a los que intentamos transmitir conocimientos y que también ellos cada año, cada curso nos enseñan cosas, algunas tan extrañas que ni imaginamos.
Esas aulas dónde los chavales también nos hacen reir, dónde alguno se nos duerme, dónde otro pregunta insaciablemente, dónde dos se enamoran, donde otro vomita por que le sentó mal el desayuno...

Esas aulas que son nuestra vida.
Esas aulas que ahora quedan tristes y huérfanas.
Esas aulas vacías...

Comentarios

  1. Es verdad.
    Todo se termina. Pero es un punto y seguido en nuestra historia. Ahora es tiempo de recargarnos de nuevas ilusiones y proyectos.
    La aulas se vacían y nosotros nos llenamos de paz, de descanso y de tiempo.
    Así seguimos en búsqueda, siempre en búsqueda, sobre todo esas personas inquietas como tú; apasionado y loco, escritor y observador.
    Disfruta del verano y de las amistadas

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016

Escribir sin duende