El sueño del que bruscamente despiertas...

Y así se marcha una vez más, fugazmente, como un beso apenas sentido, apenas robado...
Se marcha como un trasluz rápido, enérgico. Se marcha como horas de vigilia y ensueño, se marcha alargando sombras en noches frías y de lunas grandes y bellas.



Y ahora todo nos parece más lejano, hasta más difícil. Nos parece que desfalleceremos al intentar alcanzarte de nuevo.
Y otra vez las rosas enredándose en nuestras manos, sangrando. Otra vez músicas que marean y regalos. Otra vez musas que se escapan y más pecados. Otra vez níveos iris atormentados, otra vez niños y dolor de parto.
Quiero encontrar al fin, tu cuerpo intacto, quiero ser yo quien descubra tu márfil y tu llanto. En cada esquina de pasión, en cada rapto quiero estar yo arropando cada ebria lágrima, cada mudo espasmo de tus labios.

Comentarios

  1. ¿Por qué te empeñas en ser diablo si llevas un ángel dentro? Otra vez viene el deseo, que provoca el ansia de una nueva primavera. El deseo es lo que hace que la vida tenga sentido, conseguir las cosas no es lo mejor de todo, lo mejor es seguir deseándolas. Y de nuevo veremos palmas, y sonaran trompetas. Hasta entonces, disfrutemos de la espera, y gocemos también de ella.

    ¿Hace falta que te firme?

    Pequeña ;) ¿O debería decir calderilla?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016

Escribir sin duende