Subidón de azúcar

¿Por qué he ido al chino de la esquina a atiborrarme de chuches y picapicas?
¿Por qué a las 12 de un viernes escribo una entrada en el blog?
¿Por qué la gente va a su bola?
¿Para qué sirve un móvil sino se contestan ni los sms de los amigos?

Es triste responder a estas preguntas, es triste encontrar la respuesta que ya todos sabéis.
A veces no queda otro camino que andar y se irá haciendo el camino, poco a poco, sin estridencia ni extraños virajes todo cogerá un rumbo nuevo, mejor, más pulido. Os espero allí a los que tengáis tiempo para charlar sin prisas con un amigo...

Un abrazo

Comentarios

  1. Algunas veces los amigos están al otro lado del teléfono, basta una llamada para tenerlos cerca... A ver si nos aplicamos el cuento!!!

    Besos pelón!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja. Ya lo sé y sabes que en todo esto tu eres la buena del cuento jo, pero a veces solo te apetece sumirte en el olvido. Por cierto a lo mejor voy hoy a Tomeeeeeeeeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016

Escribir sin duende