Rumbo a África

Me voy unos días a la Morería.

Allá dónde vertimos tanta sangre española, tanto dolor. Allá dónde Annual, Barranco del Lobo, Gurugú pero también Wad Ras, Alhucemas. Dolor y gloria, altivez y humillación...

Hoy en día un puñado de circuitos turísticos, regateo, comidas en mal estado, grandiosas mezquitas, restos de almohades y almorávides, huella española y la inmensidad del Atlas.



Me voy unos días pero os dejo que sigáis repasando entradas antiguas.

Me voy con el ansía profunda de últimamente agarrada a la boca del estómago, me voy con el tacto soñado de la piel de melocotón. Me voy sudando almizcle y llorando colores acuarela. Me voy y cuando venga no sé quien estará ya esperándome. Vida de sinsabores.

No vamos con petate y fusil al hombro pero ¡Adiós España! No aflorarán lágrimas porque no nos gusta tu aspereza de hombres públicos y palabras vanas. No se nos mueve un ápice porque igual que te odiamos, te queremos e igual que te queremos, te odiamos. Ya no sentiremos más tu hálito cálido, te sabemos en transidas manos de avidez y se nos clavan tus puñales en el alma.

Ya sé que parezco triste, no es así.

Solo es rabia...

Comentarios