DIEZ CONSEJOS PARA SALIR DE LA CRISIS


DESPOLITICEMOS LA SOCIEDAD. EL DESPEGUE SERÁ ENTONCES POSIBLE


1.  Olvídese completamente de los partidos políticos y de dirigentes políticos de poca monta. No los necesitamos. Un nuevo liderazgo es posible sin partidos políticos.

2.  Compre productos y servicios de la pequeña y mediana empresa familiar y del comercio local. Deje de comprar en la gran superficie, por ejemplo en Carrefour y en El Corte Inglés. Deje de comprar productos y servicios de empresas que cotizan en bolsa.

3.  Estudie siempre en la Universidad pública. La Universidad privada está rebajando la calidad del sistema educativo.

4.  Deje de comprar el Marca y el Hola. El fútbol y el corazón nos están convirtiendo en una sociedad estúpida.

5.   Apague la televisión, especialmente cuando retransmite telebasura, liimitando el consumo de fútbol a un día por semana.

6.  Presione a los bancos como los bancos presionan a las personas: exija un tope en el bonus de los banqueros, el cierre definitivo de paraísos fiscales. Amenace a Banco Santander, BBVA y La Caixa con cerrar la cuenta corriente y abrirla en Triodos Bank.

7.  Diga ¡Gora Euskadi! ¡Visca Catalunya! y, sobre todo, ¡Viva España! Bienvenida sea la diversidad. Aprendamos a convivir en la diferencia y la diversidad.

8.   Dedique una hora al día a ayudar al prójimo fuera de casa o del trabajo.

9.   Tenga un bebé o adopte un niño del mundo en vías de desarrollo.

10.  Learn how to speak English.


Recuerde que estamos atravesando una depresión económica, la peor crisis económica de los últimos 100 años. La crisis tiene responsables y protagonistas, algunos de los cuales todavía no han resarcido su culpa, permaneciendo impunes. No conseguiremos salir definitivamente de este pozo sin fondo si no reemplazamos una cabeza inoperante. Debemos abrazar una mentalidad de guerra contra nuestro peor enemigo: el paro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016

Escribir sin duende