Nos deja el Papa teólogo y de la caridad.

Sólo el tiempo dará una visión más exacta de la grandeza del pontificado de Benedicto XVI.
Un pontificado lleno de símbolos y de gestos extraordinarios que aún muchos no han entendido.
La figura de un Papa que ha sido un trabajador incansable, que nos lega una inmensa obra en número pero, sobre todo, en contenido.
Un Papa para tiempos recios, es especial, para la Iglesia de Cristo.
El Señor premiará sus desvelos y sus trabajos. Su grey somos conscientes de su figura inmensa y transcendente.
Figura que la Historia guarda como única, irrepetible, bondadosa y singular. Como testimonio del Pueblo de Dios que usa todas las herramientas posibles para extender la Palabra, hacer el bien y señalar hacia donde caminar para encontrarnos con la Verdad.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016

Escribir sin duende