Reflexiones ante la realidad de Ciudad Real.

A cualquiera se le cae el alma a los pies tras volver a Ciudad Real. Y lo hace solo con el hecho de compararla ante otras ciudades españolas de similar tamaño. No voy a repasar los proyectos caídos del aeropuerto, el Reino de Don Quijote o el defenestrado balonmano. Simplemente repasaré los que he denunciado más recientemente y que lo único que requieren es FORMACIÓN de aquellos que democráticamente ejercen el mando en nuestra ciudad.
Lamentablemente y, como bien se sabe, la democracia no implica que sean los mejores, los más preparados, los que ejerzan el poder y tomen decisiones (sino hablaríamos desde el punto de vista etimológico de una aristocracia). En particular en Ciudad Real no son ni siquiera los que se destacan por una dilatada militancia y defensa de las siglas de un partido. Se trata de una elección de responsables público bastante peculiar y sui generis que a muchos ciudadanos nos gustaría saber cómo se realiza.
Pero el problema no es solo de carencia de FORMACIÓN también lo es de comprensión de la realidad ciudadana (tanto presente como histórica) y de desconocimiento de los numerosos factores que rodean y hacen compleja pero, a la vez, muy rica a nuestra ciudad.
Solo voy a señalar los acontecimientos que me mueven a escribir estas líneas y que retrotraigo a las últimas semanas pero procuraré, a menudo, denunciar las faltas que por lo reiterado se producen debido a la ineficacia de los que nos gobiernan.

En esta primera entrada solo señalaré lo que un ciudadano de Ciudad Real se encuentra al entrar en la misma.

1) Imagen POBRE y DESCUIDADA que nuestra ciudad da de cara al viajero, al turista y al trabajador que la ha de recorrer. Y es un campo amplísimo en el cual podemos señalar:
a) Alumbrado deficiente en entradas y salidas así como derroche del mismo en algunas zonas dónde es innecesario.
b) Ausencia de rondas de circunvalación necesarias y retraso en la ejecución de obras.
c) Deficiente asfaltado de las entradas a nuestra ciudad.
d) Señalización escasa, anticuada o deteriorada.

2) La nueva señalización del viario es la más pobre y de escaso gusto que se puede rastrear históricamente en nuestra villa. Decisión tomada por alguien de escasa formación y peor gusto sin la participación de la ciudadanía ni de expertos en el tema.

(continuará...)


Comentarios

  1. Querido Amigo:

    He visto que me has agragado a tu blog y he hecho lo propio con el mío, espero que toda ésta ruina que amenaca a nuestras creencias, gentes, historia y costumbre pueda reflotar merced al trabajo que nosotros, humildes artífices de la Nación podamos dedicarle.

    Un afectuoso Saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016

Escribir sin duende