La umbría



Siempre me gustaron infinitamente más las umbrías de las montañas.
Su humedad flotante, la belleza del musgo sobre los troncos decadentes de sus árboles o su sempervivente bosque.
Me gustaba ese fluir creativo de agua y aire.
Siempre preferí esa umbría creativa al estéril solano que reseca por dentro y por fuera.
La umbría hace que la vida se repose, se calme, rebose quietud. A veces, la umbria transmite una tristeza profunda, de siglos, de caminantes perdidos.
La umbría sabe a hierba y helechos, sabe a frío en los pulmones y nenúfares que se posan besándose sobre las aguas.
La umbría quiere que nos perdamos y nos quiere abrazar, es el último refugio del sosiego, de las miles de circunstancias que nos asaetean.

¿Entiendes ahora por qué resbaló el agua sobre nuestras espaldas guerreras?

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

Escribir sin duende

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016