Los asesinos y la indignación



El último asesinato de Marta del Castillo pone de manifiesto la inutilidad de unas leyes que hacen que en España matar sea muy barato y, a su vez, la inacción de una clase política que hace mucho debía haber reformado el Código Penal instituyendo la cadena perpetua que es aceptada por una inmensa mayoría de la población para delitos como el de Marta, el de Mariluz o el del etarra De Juana.
Como siempre los políticos dejarán que los ánimos se calmen y a esperar al próximo crimen.
La manera de protestar de manera efectiva es trasladarle a nuestra caduca clase política esta indignación, reclamar la reforma de la justicia y las leyes de manera machacona y constante.
Al asesino ya lo tenemos, ahora hay que exigir responsabilidades a las leyes que permitirán que como mucho (si es homicidio) este 12 años en la cárcel, amén de la consabida reducción de penas. Y eso tiene unos responsables políticos.
En primer lugar un ministro que en plena crisis de la justicia (huelgas de jueces, paralización de la justicia, iniquidades como la de Marta o De Juana) se dedica a matar gamusinos.
En segundo lugar una clase política que es la que se sienta en Congreso y Senado sin excepción y que posibilita éste estado de cosas convirtiéndose en cómplice de todas las injusticia que perpetra la justicia española.
Y, finalmente, y no menos indignante parte de la sociedad española representada en el programa que anoche emitió Telecinco y vaya desde aquí que me enorgullezco de no haber visto. Programa en que la actual novia del asesino y su madre se recreaban (supongo que a cambio de una suculenta suma) en detalles escabrosos del caso con la complicidad de todos los españoles que les seguían en ese momentos. Detalles tan groseros, tan abyectos, tan dolorosos que a cualquiera con un mínimo de sensibilidad le ponen las tripas del revés, le dan asco por lo miserable y ruín, y solo dan ganas de apagar la televisión o mejor de no encenderla como yo mismo hice.
Por eso está sociedad crapulenta que se regodea en la sangre, y que luego no moverá un dedo por cambiar la legislación, es la que debe despertar y exigir que el asesino duerma para siempre en la cárcel y pague con creces el daño que ha hecho, la huella de dolor que para siempre ha dejado en la familia de Marta. Ellos son las verdaderas víctimas, ellos son los que han de tener nuestro apoyo y solicitud y a ellos son a los que las leyes han de favorecer y no a los asesinos, a los terroristas, a los maltratadores con sus reducciones de condenas, sus buenos comportamientos, sus estudios en la universidad de Deusto...
¡Via libre a la indignación! ¡Via libre a un cambio de legislación! ¡Via libre al aldabonazo claro y directo a esos politicastros que siguieron con sus puñeteras campañas como si nada!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016

Escribir sin duende