En el pecho del Señor...


Cuando necesitas compañía, cuando tus planes se vienen abajo, cuando estás abandonado, cuando fuera hace frío y dentro también, cuando las hojas se marchitan y el corazón sigue con su ritmo delicado, cuando caminas solo, cuando nadie te quiere escuchar, cuando no quieres escuchar a nadie, cuando no sabes que hacer... Siempre está su pecho para apoyar la cabeza sobre sus tranquilas hechuras, para, como San Juan, soñar escuchando el tictac del Señor...

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Análisis Semana Santa Ciudad Real 2017

ANÁLISIS DE LA SEMANA SANTA DE CIUDAD REAL 2016

Escribir sin duende